¿No nos estaremos tecnopasando?

Por: vie 2 de diciembre de 2011

Diciembre de 2011

Me despierta la alarma del móvil, es la última canción de Maroon Five que me he descargado del Ares, ¡qué chula es!. Me levanto y voy a la cocina a prepararme el desayuno. Mientras  enciendo el ordenador y me meto en la web para ver el día que hará hoy y de paso ¡cómo no! reviso todos mis correos del Hotmail.

Acabo mi tostada y mi café y voy a por mi móvil. Veo que tengo un What´s App que me mandó ayer mi amiga Amparo para quedar hoy y hablar del viajecillo que queremos hacer. Bueno… ya que tengo el ordenador encendido me meto en Google, Wikipedia y en algunos foros de viajes y hoteles a ver si encuentro la mejores ofertas.

La llamo desde el Viber pero no contesta y acto seguido me doy cuenta de que en su Muro de Facebook dice algo de que Amparo es la 2ª de la lista en el Happy Aquarium. Le escribo por el chat del face diciéndole que se deje de tanto jueguecito y que coja el móvil. Me manda un mensaje privado y me dice que en diez minutos me enviará un what´s para decirme dónde quedamos.

Treinta minutos después seguía sin contestarme. ¡Seguro que se ha puesto a jugar al Sim Social, al Zoo World o yo que sé que más!. Entre esos pensamientos me llama y excusa su retraso diciéndome que quería colgar las fotos de ayer para ver si su amigo Antonio le pone algún comentario o un simple ‘Me Gusta’ (se ve que está interesada en el tal Antonio…). Acordamos quedar en veinte minutos en la cafetería ‘Los Rosales’, la del centro, pues su amiga Ana el otro día en el Foursquare comentó que está muy bien. Además, se capta genial la señal wiffi. Cuando cuelgo me doy cuenta de que llegaré un poco más tarde porque necesito revisar mi cuenta de Twitter. ¡No pasa nada, se distraerá conectándose ella también a las redes sociales desde su móvil!

Entretenida con mis tuits y retuits me dio cuenta de que ¡ha pasado una hora!  Tengo tanta información en la cabeza que no me apetece ponerme a hablar del viaje con Amparo, así que le envío un whatsApp y le digo que, si eso, ya quedamos mañana. Total le puedo enviar por email la información, que haga ella lo mismo y, si quiere, ya lo comentamos por el Messenger aunque a ella no le guste… dice que está anticuado este programa, pero ¡yo soy una tradicional!. Finalmente accede. Ella también se había distraído y no había llegado aún a la cita.

No obstante, necesito aire fresco. ¡Tanto mirar la pantalla me ha puesto los ojos rojos! Decido darme una vueltecita para despejarme. Saliendo de casa me doy cuenta de que me falta algo… ¡Se me ha olvidado pasarme las canciones del Itunes al Ipod, y ahora estoy sin música! Ufff que aburrimiento de vuelta!.No pasa nada… conectaré con mi emisora de radio favorita!!

Me levanta el despertador con un PIPIPIPI y la radio diciendo – ¡Buenos días! Hoy es 3 de diciembre de 1996. Vamos a ponerle la mejor música del momento! - y me digo - ¡Ostras! ¡Qué sueño más raro he tenido! En fin, voy a desayunar y después llamaré a mi amiga Amparo a ver si quedamos para dar una vuelta y hablar del viaje. Luego iré a una conferencia sobre Internet… ¡Parece que va a ser toda una revolución! A ver si nos explican en qué consiste…