Propósitos de año nuevo

Por: mié 18 de enero de 2012

Comienza 2012, momento idóneo para proponernos los típicos objetivos que solemos marcarnos año tras año, año tras año,…..

Lo gracioso es ¿cada año no deberíamos marcarnos nuevos objetivos? ¿Para qué?  Con el cariño que les tenemos a los de siempre!!, como; ponernos en forma, dejar de fumar, ir al gimnasio, comer de manera saludable, aprender un idioma….¿te suenan de algo?

Y es que, si tomáramos conciencia y nos paráramos un momento a analizarlo, nos daríamos cuenta que esto no son sino sueños y propuestas difusas que están lejos quedan de ser objetivos claros.

Pues bien….¿qué tal si este año nos planteamos las cosas manera diferente?, ¿qué tienes que perder?, ¿no realizarlo? total si es lo que te pasa todos los años!!!!

Bueno pues vamos allá …..

En primer lugar hay que ser realista, tanto en la cantidad como en el tipo de objetivo. No puedes marcarte mil objetivos, ni tampoco del estilo… quiero ser Gisele Bündchen, o de este año no pasa sin que gane un óscar.

Debemos marcar metas a corto plazo. El establecimiento de un plan general está bien, -quiero perder 10 kilos, pero si lo concretamos a- perderé dos kilos por mes, es mucho más beneficioso. El hecho de premiarnos a corto plazo nos da pequeñas dosis de motivación que hará más factible que lleguemos a nuestro objetivo final.

Hay que especificar el objetivo y darle nombre en vez de hacerlo de manera general. Será mejor decir - martes, jueves y sábado correré treinta minutos, a - tres días a la semana haré deporte. El concretar algo hace que nuestra mente entienda mejor el mensaje y por tanto haya una mayor probabilidad de que se dé ese hecho.

Hay que ser más autoindulgente. No debemos criticarnos con severidad cuando fallamos o recaemos,  no somos robots programados, hay que aceptar que el error forma parte del ser humano. Con la critica producimos un efecto negativo que nos hacen caer en repetitivas frases del tipo- no puedo, no lo conseguiré, que en vez de alentarnos a seguir, lo que consiguen es hacernos cesar en el intento.

Una técnica adecuada en estos caso es la de la vuelta a la salida. Se trata de no luchar ni culparse cuando fallamos, sino simplemente coger aire, serenarse y con la mayor tranquilidad posible volver a empezar desde el principio. Hay que centrarse más en el camino y dejar de empeñarnos únicamente en llegar a la meta.

Y ya por finalizar hablaremos del punto principal, pues sin él ninguno de los anteriores tiene sentido alguno ¿y cuál es???? el de estar motivado por supuesto.  Y si esto no es así, ya sabéis cual será de nuevo vuestro propósito de 2013.

ÁNIMOOOOOOOOOO!